31.1.08

El ensayo de hoy

Objetos que Fedor Dostoievski usaba para escribir.

¿Qué decir de un ensayo en donde todo sabe armarse de manera feliz? Eso sucedió hoy. Y -lo sabemos los sensuales- para la felicidad hay pocas palabras. Es por eso que les regalo imágenes del ensayo de hoy (y el de ayer también) que supieron formar un díptico para que la semana sea todo lo feliz que una semana puede ser. Doy fe que este espectáculo (más allá de los juicios y prejuicios de todos los que puedan ser espectadores) será un tren de alta velocidad: no hay respiro, las pasiones estallan como en el más radical de los melodramas. Gracias a todos Los Sensuales por confiar en este delirio que llevamos adelante. (Las imágenes las cargo mañana cuando Ernesto Donegana baje las fotos a esta máquina.)

2 comentarios:

n dijo...

viva

antiprímula dijo...

Gracias a tí. Hurra.